Clases grupales 
 
Los grupos son de pocas personas y el nivel de práctica de los alumnos varía desde los principiantes hasta los más avanzados e instructores.
 
Es un espacio en el que vas a sentir que no sos un alumno más, sino una persona única.
La instructora estará atenta a tu necesidad personal indicándote el ejercicio adecuado para vos, según tu estilo, tu personalidad, y el estado psicofísico en que te encuentres en ese momento dado. 

Clases particulares
 
Es la clase ideal tanto para aquellas personas que desean perfeccionar su práctica o profundizar sobre alguna técnica en especial, así como también para aquellos que padecen de algún dolor crónico o lesión física y necesitan de una atención más específica.
 
Es el complemento ideal de las grupales, varios alumnos combinan ambas con el fin de que el instructor les arme una rutina personal.

Clases para instructores de yoga

A muchos instructores de yoga les es dificil encontrar un lugar dónde continuar con el perfeccionamiento de su práctica personal.
  
De esta necesidad surge la idea de ofrecerles una clase personalizada destinada exclusivamente a instructores,cuyo objetivo es trabajar de manera puntual sobre las dificultades e inquietudes relacionadas con el yoga, que presente cada uno.

Yoga para bailarines y actores

Quienes trabajan con su cuerpo, encuentran en la práctica del yoga los siguientes beneficios:

  • Mayor control y mejor manejo del cuerpo,
  • Corrección postural,
  • Más flexibilidad, fuerza y equilibrio

Yoga para atletas y deportistas

Si bien la práctica de deportes es una actividad saludable, con el paso del tiempo éstos provocan distintas lesiones en el cuerpo o dolores de columna y rodillas que nos llevan a tener que abandonar la práctica del mismo.
 
Para evitar esta situación, aquellas personas que disfrutan de un deporte, deberían practicar yoga; esto les permite continuar con el mismo deporte durante mucho más tiempo en sus vidas, previniendo y aliviando el dolor.
 
También se utiliza la práctica de yoga como entrenamiento cruzado, ya que está comprobado que  el yoga hace que el atleta mejore su rendimiento en el campo de juego.

Yoga para golfers

Los mejores jugadores de golf a nivel mundial utilizan las técnicas del yoga como entrenamiento cruzado o cross-training, tanto para mejorar el rendimiento del juego en la cancha como para aliviar los dolores crónicos de columna, rodillas  y otras partes del cuerpo.
 
Al practicar las posturas de yoga se ejercitan todos los grupos musculares que se involucran en el swing, se logra mayor equilibrio, elongación y control del cuerpo, así como también control mental a través de técnicas de concentración, respiración y relajación.
 
El jugador adquiere un mejor swing, disminuye el número de golpes y aumenta su handicap a corto plazo.
 
En el golf uno es su propio contrincante, por lo tanto es fundamental mantener la calma y el equilibrio mental para un mejor desempeño.

Yoga para empresarios

Es importante tener en cuenta que el stress disminuye la claridad y capacidad mental  necesarias para tomar decisiones importantes en una empresa, al mismo tiempo que aumenta las dolencias en el aspecto físico.
 
Las empresas de avanzada consideran que es fundamental atacar los efectos del stress en su personal con el fin de elevar el rendimiento y efectividad laboral de los mismos, a través de la práctica del yoga.
 
Por esta razón la mayoría de los empresarios han incorporado el yoga como un espacio fundamental dentro de sus actividades diarias adoptándolo como rutina impostergable.

Yoga para embarazadas

El embarazo es un momento digno de vivirse con la mayor plenitud posible, y el yoga te acerca a este estado de felicidad y bienestar, te ayuda a adaptarte con esta nueva etapa que implica cambios en tu cuerpo, en tu mente y en tus emociones.
 
Logra una mayor y mejor conexión con vos misma y con tu bebé, desde el primer mes hasta el momento del parto.
 
La práctica del yoga durante el embarazo hace que te sientas contenida emocionalmente, alejando los temores naturales.
 
Al lograr un mayor control y manejo de tu cuerpo y de la respiración, te sentirás mucho más segura en el momento de dar a luz, y podrás vivir ese instante mágico como una situación de placer.

Yoga para chicos           
 

 
A partir de los seis años los niños pueden empezar a practicar yoga a modo de juego, sin exigencias ni presión, adquiriendo mayor control de su cuerpo, alineándolo y desarrollando más concentración y atención. 
 
Es una manera de mostrarles una elección de vida saludable que a futuro asociarán con el placer de lo lúdico y la creatividad.
 
Los chicos disfrutan mucho de la práctica de yoga tanto con los elementos del sistema iyengar, subiéndose a los columpios o rodando sobre rodillos y también de la práctica de ashtanga, que les permite estar en continuo movimiento descargando la energía que, acumulada en exceso, muchas veces no saben como canalizar, provocando alteraciones en la conducta y agresividad.
 
Sin embargo, una de las técnicas que más les atrae es la de concentrarse frente a la luz de una vela.